¿Qué lengua defendés? | Matías Heer

La traducción chapita, o más bien libertaria, es una intervención en la lengua española más intensa que una risa infinita: hay una fuerte intención patriótica. La traducción deja de funcionar como importadora y nosotros como ganaderos de la lengua extranjera. La traducción es transformada en industria local. No ponemos delante la lengua extranjera y nos arrojamos a admirar sus virtudes, sino que mandamos al frente a la lengua española y su cultura local. Detestamos aquel español universal, abstracto y tímido; detestamos la culturización victimizante. Proponemos un español libre, irreverente, “mal” hablado, “mal” conjugado, aquel de la Nación Latinoamericana con todos sus dialectos regionales. Travestimos la operación cipaya de la traducción sumisa, bien pensante y aduladora: el regreso de un cuerpo desfigurado,/ un pelo de buen lenguaje, / pobre Ponge que se lo empoman. Si tomamos cada estrategia como una simple ocurrencia separada de la otra pierden intensidad. Son estrategias que se realizan dentro de una operación concreta: eliminar el paternalismo cultural. Cada estrategia responde a esa gestión del lenguaje. La estrategia de hiper localizar la lengua o, como le decimos nosotros, argotizar, es sólo el primer movimiento. Se tritura la lengua extranjera con la parla del facon porque no se me mueve ni un pelo si un argot / distinto me distancia. A ese primer movimiento le sigue otro inmediato: la modificación semántica de espacios extranjeros por espacios locales, de productos de consumo extranjeros por productos de consumo locales, de problemáticas extranjeras por problemáticas locales, de modernización de objetos y conceptos. En este punto no se traduce, sino que se traslada. Ocupan unos espíritus travestis nuestros cuerpos. Un mensaje de una cultura diferente, de un tiempo diferente, es trasladado a las circunstancias presentes e históricas de nuestra propia cultura y, cuando se  considere necesario, se alterará ese mensaje por otro más conveniente. Remodelamos, psicológica, histórica y semánticamente al poema, al autor. Baudelaire travestido en un personaje barroso, transexual, delirante y gauchesco. Guilhem de Poitiers mutado en un misérrimo bonaerense con aires de mucho. Laforgue traicionado a porteño oligarca y decadente. Su Tung P’o hecho un mendocino meditabundo. Ponge y Poe masacrados por el oído y la lengua burlesca de la periferia intuitiva. Li Po reinventado por Pound y Pound de ojotas paseando con el termo bajo el brazo por Mar del Plata.  El primer canto de Pound reescrito en un español antiguo, medieval, entre inventado y estudiado. Arnaut Daniel, en una traducción libertaria de Bejarano editada por Gigante, rejuvenecido en un adolescente alzado de Paraná. Pero ¿cuál es el resultado de este disloque, de estas dos estrategias? A veces, poemas distópicos que podrían ser declamados por extravagantes personajes de una novela de Philip K. Dick escrita durante un viaje a dedo por Latinoamérica. ¡Boh, días que le siguen al reviente! ¡Uf…breteles de corpiños! /¡Expresan demasiado esas glicinas/enroscando su agonía en las cuerdas! Otras veces, una extrema naturalización, poemas redondos y enraizados en este continente. Por qué la mente arroja piedras en el paso de la precordillera? Otras, una apertura gramatical, semántica y lexical del español. Y el sulky dijo un certamen rústico de púrpura comida. / Trillame: fileteando con fantásticos terrores nunca suaves /en los belfos. Pero, más allá de los diversos resultados, la intención es adoptar al texto extranjero e insertarlo en nuestra tradición, triturarlo en nuestra cultura. En última instancia, una operación que corresponde con nuestra cultura mixta, mestiza, tergiversada:  la pizza en México va con salchicha y picante, el pan de las sierras andinas aunque salado lleva anís, la pasta con arroz y mayonesa en Ecuador, la milanesa napolitana. Cebolla ayer mande con el telegaucho a un almacén de ramos digitales.

“Nosotros elegimos la dislexia latinoamericana, la agramaticalidad novedosa, los giros del habla, los escenarios locales. Damos libertad, vida y prevalencia al español, no lo aprisionamos a la lengua extranjera”

Triturada la lengua extranjera queda una última táctica: reconstruir el espacio lingüístico. Agregar palabras, frases, versos. Extenderse en habladurías hasta que el ritmo ensamble, hasta que se respire lengua y cultura latinoamericana. Hasta que de los cofres abiertos resurjan las villas. Pero también: acortarse. Yo soy el que ya fue. Lograr sintetizar una imagen o un concepto, cuando sea posible, con la originalidad de nuestra lengua. Hacer uso de la flexibilidad de nuestro español; flexibilidad sustentada por la articulación deformante del entretejido de lenguas y culturas, históricas y presentes, que han desembarcado o ya estaban: italiano, cocoliche, francés, lunfardo, nuevas anexiones del inglés, el quechua, el aymara, el shuar, el mapuche, el guaraní puros y sus filtraciones en el español mestizo, el portugués y el portuñol, la preservación de viejos modos de expresión criollos y así un largo etcétera que se inmiscuye en cada fragmento del territorio latinoamericano. Por lo tanto, no se trata tan sólo de un proyecto de resistencia marginal o de una mera irreverencia, sino, más bien, de poner en evidencia un dilema de la traducción al que no podemos hacer ojo ciego ¿qué lengua importa más: la que traduce o la traducida? Disculpen las apariencias defectuosas de la rapacidad: quisimos romper con la tradición de Girri, de Borges y de la tropa anglófila y pirata de Victoria Ocampo. Hemos optado por la tradición de Arlt, de lecturas mal traducidas de TOR, de las reescrituras de Leónidas Lamborghini. Esto no significa que sea una posición definitiva sino una operación que, en las circunstancias actuales, se convierte en una toma de postura contra el paternalismo cultural. Pero la operación no es ni reaccionaria ni conservadora, sino todo lo contrario: experimentamos con esta lengua entremezclada que todo lo tritura.El español es uno de los idiomas más hablados y, sin embargo, los traductores latinoamericanos se sumen al europeísmo y la anglomanía bastarda, traducen suspirando por calles londinenses en las que no han caminado nunca o imaginando la cuesta de Paterson como si fuera superior a una loma de burro en Oncativo. Nosotros elegimos la dislexia latinoamericana, la agramaticalidad novedosa, los giros del habla,los escenarios locales. Damos libertad, vida y prevalencia al español, no lo aprisionamos a la lengua extranjera.Las traducciones libertarias, por lo tanto, tienen que ser vistas más como un trabajo y experimentación sobre el español que un intento de interpretación de la lengua extranjera. Hay una extraña intención de comprender al otro sólo para reciclarlo en la cultura local. Basta de padres, dije en el prólogo a Cáncer joven con un plan. Lo sostengo. Y es por eso que este tipo de traducciones, con todos sus límites, abusos y absurdos, expresan una idea más fuerte que el academicismo latinoamericano tiene que repensar, que todo traductor del Tercer Mundo tiene que repensar ¿qué lengua defendés?

 

Texto publicado en
Razones, poetas, Gigante, 2016

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: